La intención de compra de aparatología dental ha crecido significativamente en los últimos 5 años

Después de unos años de discreta inversión, la intención de compra en aparatología dental registra un ligero aumento, lo que permite predecir un cambio de rumbo en el sector con la consiguiente recuperación de las inversiones y modernización de las clínicas dentales.

 

Así se desprende del estudio OmniVision 2014 elaborado por el Instituto de Investigación de Mercados Key-Stone, en colaboración con la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), según el cual las clínicas odontológicas que han invertido en aparatología en los últimos años son las más exitosas, y las que mejor están respondiendo a la crisis posterior al año 2009.

Los datos son el resultado de un muestreo entre 600 dentistas, ampliamente representativo del mercado de clínicas dentales en España. El estudio no aborda el fenómeno relativo a la nueva fase de desarrollo de cadenas y corporaciones que está sosteniendo parcialmente el mercado de las aparatologías en estos últimos años con sus numerosas aperturas.

A pesar de encontrarse en una fase de recesión, una parte de las clínicas se declara en recuperación: el 40% de las clínicas odontológicas sigue mostrando una bajada en cuanto a pacientes y volumen de negocio. Sin embargo, el análisis muestra una cierta heterogeneidad de resultados, dado que un 12% de los dentistas declara un sustancial incremento de pacientes e ingresos durante el último año.

Gran heterogeneidad entre las clínicas en cuanto a la inversión en tecnologías: el estudio ha analizado inicialmente la adquisición de aparatologías en los últimos dos años, concluyendo que el 47% de los entrevistados no ha realizado inversión en tecnologías, el 27% ha realizado compras por un valor máximo de hasta 8.000 euros y un 26% ha invertido más de 8.000 euros, hasta un máximo de 100.000 euros. La media de las clínicas que han efectuado inversiones se sitúa en torno a 17.000 euros en dos años, un dato coherente con las estimaciones del estudio de mercado dental que se está desarrollando actualmente.

Las clínicas que han realizado mayores inversiones son las más privilegiadas en términos de resultado: las clínicas con mayores inversiones, es decir, más de 8.000 euros, muestran de manera mucho más evidente una recuperación en su actividad, puesto que un 20% declara un aumento en sus pacientes, mientras que entre las clínicas que no han adquirido tecnologías, tan sólo un 10% de los casos declara un incremento, y gran parte de las mismas, un 45%, muestra una disminución del negocio.

Compra de panorámicos y nuevos sillones, índice de clínicas en recuperación: el porcentaje de las clínicas que han tenido un aumento en el número de pacientes asciende al 31% entre aquellas que han adquirido recientemente un panorámico, y en un 25% si han invertido en nuevos sillones, sobre todo cuando la adquisición de equipos se realizó para ampliar la clínica dental.

El mundo de los panorámicos hacia la total digitalización: dos tercios de los panorámicos instalados son de tipo digital. Con un 7% de equipos 3D Cone Beam, se reduce cada vez más la presencia de equipos analógicos con revelado tradicional. Este porcentaje de equipos digitales es incluso más importante en los adquiridos durante los últimos 5 años: prácticamente la totalidad de ellos son digitales, con una prevalencia del 3D que roza el 13%.

La esterilización y la seguridad del paciente también entre los objetivos de los dentistas españoles: el 98% de los entrevistados declara poseer una o más autoclaves, junto con más de un 50% de clínicas que están dotadas de una autoclave de tipo B por vacío fraccionado. También en este caso, analizando las clínicas que han invertido en la esterilización en los últimos cinco años, se observa que el 83% de los dentistas ha adquirido un equipo de nueva generación.

El clima de confianza sigue siendo reducido, pero crece el deseo de inversión: otra de las novedades positivas, resultado de este estudio de mercado, es la intención de compra de tecnologías en los próximos dos años que, en el caso de algunos equipos, es con diferencia mucho más elevada que aquella registrada a través del análisis realizado en 2010. La intención de compra de los equipos analizados se sitúa en torno al 6% (el 7,3% de las clínicas piensa invertir en Sensores Intraorales, el 6,4% en nuevos sillones, el 5,9% en autoclaves y el 5,6% en panorámicos), con un aumento muy evidente respecto a los datos obtenidos en 2010.

El diagnóstico por imagen es cada vez más sofisticado: incluso en 2010, a pesar del trauma que supuso el inicio de la crisis, la intención de adquirir sensores y panorámicos estaba bastante extendida. Así, el estudio confirma que las instalaciones de panorámicos e intraorales aumentaron en estos años, fundamentalmente en el caso de las tecnologías digitales. Sin embargo, se observa cómo la intención de compra de sensores a día de hoy ha aumentado un 24% junto con la de panorámicos, que crece hasta un 19%. En lo que respecta a estos últimos, es importante señalar que un tercio de los dentistas con intención de compra tienden a evaluar también la adquisición de tecnologías 3D Cone Beam.

Sillones y autoclaves en recuperación con respecto al pasado reciente: las ventas de estos equipos más tradicionales se han visto afectadas sobre todo durante los últimos cinco años, siendo la media de las instalaciones más antigua que en el sector diagnóstico. Precisamente, en estos ámbitos parece haber una mayor diferencia con respecto a 2010, momento en el que la intención de compra de sillones era del 2,6%, mientras que en el caso de los autoclaves era de un 2,4%, dato que en la actualidad es casi tres veces mayor. Por tanto, la preferencia hacia estas tecnologías, totalmente orientada hacia el vacío fraccionado, ha aumentado considerablemente. En ambos casos, nos encontramos frente a un claro deseo de renovación de la clínica.

Según los analistas, desde las tecnologías más clásicas aparecen signos de un espíritu empresarial renovado: es justo este último ámbito, el de las tecnologías más tradicionales y, en particular, el de los sillones, el que hace pensar en un nuevo impulso de crecimiento por parte de las clínicas odontológicas, dado que cambiar el instrumental en aquellos sectores que envejecen de forma más lenta, y en los que las compras pueden teóricamente posponerse, o añadir nuevas estructuras, transformando y ampliando los propios centros, son síntomas evidentes de un deseo de renovación. Los dentistas que parecen estar apostando por el futuro son todavía una minoría, pero será indispensable que una parte cada vez más amplia de profesionales adopte estrategias de inversión. Es fundamental que la clínica dental tradicional no ceje en su empeño y se renueve, que pueda repensar su propio futuro, con el fin de poder competir, aunque sea desde un nivel diferente, con una odontología comercial cada vez más moderna y agresiva.