“MI VIDA DENTAL” (1ª parte)

Pako Segarra

Casi treinta años, como pasa el tiempo….

Mi historia en el mundo dental empezó a finales del año 1986 y fue una entrevista en Madrid con el Sr Vaquer, gerente de A.Sole Palou en Valencia.
A los pocos días empezé a trabajar en la empresa más antigua del sector, la que más vendía y la de mas categoría, con diferencia. De la misma forma que todos mis compañeros cuando empezaron me destinaron al almacén y la oficina, para ir aprendiendo. En aquellos tiempos cobraba apenas 45.000 pesetas.
Además de esto me encargaron llevar el mantenimiento de los sillones Siemens que teníamos montados en la antigua Escuela de Estomatología. En concreto tenía que revisar cada día 26 equipos,lo que me permitió conocer muy de cerca a los profesores de aquellos tiempos y a muchas generaciones de estudiantes que luego se convirtieron en estomatólogos.
En 1989, después de tres años en la empresa y cuando sólo llevaba 6 meses casado,me dijeron “ahora coges la maleta y te vas a visitar a Zaragoza”, exactamente a : Teruel, Zaragoza, Huesca, Soria y 3 pueblos de Navarra (Cintrueñigo, Cascante y Corella).
Allá que me fui, pobre de mi, con mi Ford Fiesta de segunda mano,inexperto y sólo por esos mundos de Dios. La verdad es que los clientes me recibieron muy bien y aprendí mucho y lo mejor es que ya pasé a cobrar 90.000 pesetas más comisiones, dietas,etc.
Pero esta experiencia duró sólo unos meses, pues me reclamaron en Valencia para cubrir la plaza de un compañero que se marchaba a otra empresa.
Tuve mucha suerte, pues me adjudicaron los mejores clientes de Valencia y poco a poco fui convirtiéndome en uno de los mejores vendedores, lo que también se notó en las retribuciones que recibía.
Empezé a asistir a todas las ferias posibles y a cualquier acto, con lo que conocí a mucha gente del sector y a muchas de las personas más influyentes.
El año 1992, el de las Olimpiadas y la Expo, fue el mejor año de la empresa y también el mío. Pero en 1994 la empresa hizo una suspensión de pagos, se despidió a gente, se bajaron los sueldos y empezó el declive de Solé Palou después de 100 años de antigüedad.
La gestión de la empresa cayó en manos de gente externa, que empezaron a plantearse todo lo que se había hecho hasta ese momento. Esto llevo a que unos años después a mi jefe Jose Luis Vaquer le obligarán a marcharse y el mismo día de la firma le dió un ataque que lo dejó imposibilitado y causó baja.
Con este panorama bajaron un día los jefes de la empresa y para sorpresa de todos decidieron nombrarme gerente de la delegación de Valencia, lo que acogí con alegría, ilusión y mucho miedo.
Así transcurrieron dos años más, con cambios en la dirección de la empresa y una pérdida importante de clientes y de ventas, incluso llegaron a no servirnos material nuestros proveedores de toda la vida.
En octubre del 98 y viendo que se acercaba el final de la empresa decidí aceptar una de las propuestas profesionales que me habían hecho (y aquí empezó otra etapa de mi vida).
A. Solé Palou, con 102 años de antigüedad, cerró en diciembre de 1998.

Continuará….