“MI VIDA DENTAL” (2ª PARTE)

Después de 12 años en A.Solé Palou y viendo cerca el final empecé a escuchar las ofertas que me llegaban. Tenía que decidirme entre Dentalite y el grupo Schmidt y al final opté por este último.

Tuve una entrevista con D. Juan Schmidt que me explicó que acababa de comprar Sudenta y el proyecto que tenía. Me ofrecía ser el gerente de la Delegación de Valencia y empezar junto a él este nuevo proyecto.

En noviembre de 1998 me presentaron a la gente de Sudenta Valencia y empezamos a poner en marcha todos los cambios de esta nueva etapa, que empezaría a materializarse en enero del año siguiente.

El mismo día de mi presentación el Sr. Schmidt me dijo que no le gustaba el local y que empezara a buscar uno inmediatamente, en pocos meses nos cambiamos a unas nuevas instalaciones en la esquina de enfrente.

En el tiempo que estuve en Sudenta conocí a bastantes comerciales, pero por fin conseguimos hacer un buen equipo y las ventas aumentaban cada año. Cuándo empezé en Sudenta nuestra delegación facturaba 85 millones de pesetas y cuándo me marché habíamos conseguido alcanzar los 310 millones, cifra que ya no se alcanzó nunca más hasta que por fin cerró la empresa.

Cuándo el Sr. Schmidt pasó la dirección de la empresa empezaron los problemas y surgieron los egos, las envidias y los rencores. Los que no acatábamos las nuevas imposiciones sin sentido y teníamos opinión propia empezamos a molestar.

Con este panorama y a pesar de los buenos resultados de nuestra delegación y del buen equipo que habíamos formado, acabé mi etapa en Sudenta el 9 de enero del 2004.